Yo te doy los ingredientes y tú inventas la historia...


external image LIZZIE-ESCRIBIENDO.gif


EL CASTILLO DE GREENWORLD






A principios de la primavera de 2008, la rubia y angelical Natalie, llevó a su mejor amigo Mario, un chico moreno y amable a hacer una excursión a el castillo Greenworld, un viejo castillo, con miles de años de antigüedad.

Todas las personas del pueblo tenían mucho miedo porque decían estar encantado, pero Natalie y Mario no se echaron atrás.

Cuando Natalie y Mario empezaron su excursión pasaron por el bosque del acertijo, y se encontraron con un ogro que les hizo un acertijo:
- Este banco está ocupado por un padre y un hijo el padre se llama Juan y el hijo ya te lo he dicho.
- El hijo se llama Esteban gritó Natalie y continuaron el camino.

En el lago de las Mil Maravillas Mario venció con inteligencia a el Gran Alfiler (no era un alfiler gigante).
Al llegar al castillo, Natalie y Mario se adentraron miedosamente, y oyeron una voz.
- No toquéis nada decía una voz.
Natalie y Mario no hicieron caso y al tocar un cuadro se transformaron en gato.
Salieron corriendo pies para que os quiero con un murciélago tras ellos.
Al llegar a fuera el murciélago se presentó:
- Hola me llamo Javi, y me transformé en murciélago de la misma forma que vosotros.

- Hola – dijeron Natalie y Mario asustados. – Mi nombre es Natalie y este es mi amigo Mario, ¿sabes cómo podemos volver a ser nosotros? Preguntaron Natalie y Mario.

- Debemos entrar los tres juntos y tocar el cuadro a la vez, dijo Javi.

Al entrar un monstruo les impidió moverse pero pasaron bajo sus piernas y consiguieron tocar el cuadro, salvarse y volver a casa.
Natalie y Mario volvieron con un amigo nuevo y conocieron a sus padre, y además de esto consiguieron una nueva leyenda que contar.

Alicia Pérez Fdez 6ºA