ANÉCDOTAS
CUENTA AQUÍ POR ESCRITO LA ANÉCDOTA QUE HAS NARRADO EN LA CLASE



EL PAVO CHULITO

Un día cuando tenía año y medio estaba en el parque Isabel la Católica, en Gijón. Estábamos viendo los animales cuando, no sé porqué, un pavo real levantó las alas y empezó a perseguirme. Yo corría y le decía a mi madre:
-Mamá, mamá, mamá. Desde ese día no quería ver más a los pavos reales.
Moisés




La planta comestible
Cuando tenía nueve o diez meses, yo tenía un corralito en el salón, en el, pasaba, junto con mis juguetes, mucho tiempo dentro de él.

Mi madre tenía una planta de hojas verdes junto a la ventana del salón, que a mí me llamaba la atención. Idee un plan para poder llegar a la planta sin que me vieran mis padres. Lo que hacía era, ponerme en el extremo del corralito dando saltos con él, hasta llegar a la planta. En cuanto llegaba, arrancaba una hoja, la metía en la boca, me la comía, y rápidamente volvía al sitio donde estaba puesto el corralito, y así día tras día.

Mi madre se dio cuenta de que la planta se estaba quedando sin hojas, pero las hojas no caían al suelo.

Mi madre se lo dijo a mi padre y ellos idearon otro plan.

Mis padres hacían como si se iban del salón, me espiaban por la ranura de la puerta, que la dejaban entreabierta, y así descubrieron que era yo quien me comía las hojas de la planta.

Al final mi madre quitó la planta del salón, y se la llevó a la terraza, y así ya no pude volver a comer más, las hojas de la planta.


Judit Bestilleiro Márquez 6ºA


Anécdotas de Mantu


Este verano nos fuimos de vacaciones a Huelva y mientras estábamos cenando Mantu nos preguntó:
-¿Por qué vuestro dios es blandito?
-¿Cómo que nuestro dios es blandito?
-Sí, sí porque a mi, Luis, cada vez que voy con el plato de espaguetis caminando me dice ¡ por dios "blandito" Mantu que no te caiga nada !
Entonces todos nos empezamos a reír y ella no entendía porqué hasta que mi madre le explicó que mi padre no decía eso sino: ¡ por dios bendito Mantu que no te caiga nada !

Marina Casero Rodríguez 6ºA



Un bebé travieso

Cuando estaba un año en Italia fui a casa de una amiga que se llama Matilde a jugar, tenía un juego muy divertido ,que trataba de construir casitas con unos bloques, jugamos a que teníamos que hacer una urbanización ,al cabo de tres horas cuando solo faltaba una casita dijimos que íbamos a tomarnos un descanso y a merendar. Cuando volvimos encontramos todo destruido y lleno de babas había sido su hermano pequeño,¡otra vez a empezar!.
Érika Ferraro


Mis tíos ven a Barbie

Cuando yo tenia siete años me invitaron al cine y me dijeron que eligiese yo la película , elegí las barbies , cuando de repente me puse mala y mis padres me vinieron a buscar y al final mis tíos fueron a ver la película y yo a casa cuando lo gracioso fue que tuvieron que ir a ver las barbies por que ya habían comprado las entradas .

Claudia Arca Urbano 6ºA

Una persecución letal

Era una tarde de verano en Galicia en el pueblo de mis abuelos . Yo tenía un año y medio y como de costumbre me gustaba hacer de ganadero con los pollos y conducir el rebaño de pollos hasta el corral, lo que pasó fue que un pollo se enfadó con migo y me persiguió por toda la finca, entonces, yo llamé a mi abuelo a gritos y el vino corriendo con un palo y lo ahuyentó. Próximamente mi tío me preguntó:
-¿ Daniel cual fue el gallo que te picó?, yo le dije que había sido ese y entonces al momento mi tío lo cogió y lo sacrificó. Al día siguiente mi abuela lo cocinó y yo le dije: - -Abuelita el pollo más rico que has cocinado.

Daniel Gallego Aparicio 6ºA


Un verano entre idiomas



Mi anécdota ocurre en verano.

Yo me ha ido de vacaciones a Mallorca, era muy guay, solo había un pequeño problema, casi toda la gente era inglesa, francesa, alemana, portuguesa…

Y cuando me preguntaban algo no les entendía nada. Los espectáculos eran en inglés, francés y español, la chica lo pronunciaba perfecto, pero el chico, ya no tanto.

Por suerte encontré a Paula y a su hermano Álvaro, eran de Málaga y era muy agradable estar con ellos, pasé todos los días con ellos jugando y viendo espectáculos.

Al fin volví aquí y todos hablaban castellano.

¡¡¡¡¡GRACIAS!!!!!



Alicia Pérez Fdez 6ºA





UN ABRAZO INESPERADO

Cuando yo tenía 3 o 4 años fui a un restaurante con mi padre.
Todo iba muy bien hasta que me entraron ganas de ir al baño.
Cuando salí fui corriendo a abrazar a mi padre y a la vez grite.
-¡PAPI!-
De repente miro hacia arriba y veo que…… ¡NO ERA MI PADRE!.
Era un chaval de unos 16 años, me marche corriendo y me escondí debajo de la mesa.
Ahora cada vez que voy a ese restaurante miro a los dos lados antes de entrar.



Lorena Couceiro Couto 6ºA



Anécdota

Un Baño desagradable

Cuando tenía 4 añitos y mi hermano 2, todavía nos bañábamos juntos, y todavía jugábamos con las cocinitas. Esa fatídica noche nos estabamos dando un baño de espuma y de repente… ¡Mi hermano cogió el cacharrote más grande y meo en él!
Como era propio de mi hermano me lo tiró por la cabeza, mientras nuestros padres lo grababan.
No volví a bañarme con él.

Lía Esteban Celorio 6ºA




UNA SERPIENTE DE CUERDA

Estaba en el monte cuando mi abuelo dijo:
  • mira una serpiente ,ten cuidado.
    Yo tenia 4 años y el qué tenia miedo era mi abuelo, estaba muerto de miedo.
    - abuelo …
    y no me dejaba hablar
  • abuelo... y nada
Al final me dejó hablar y le dije que era solo un trozo de cuerda.
Marcos Rodríguez Fernández

Un peinado muy desastroso.

El Domingo 25 de Septiembre, sobre las 11 de la mañana me dijo mi padre Diandra vete a bañarte, yo me fui a bañar.
Al cabo de media hora me dijo mi padre,” ven a la salita que te voy a secar el pelo con el secador”, me lo seco después de un rato le dije papa me pasas la plancha y el me dijo que si y yo le dije papa ten cuidado por donde la frente que tengo mucho miedo a que me quemes. Mi padre estaba nervioso y me paso la plancha mal y me quemó en la frente. Así terminó mi peinado desastroso.
Diandra

UN ARBITRAJE VIOLENTO

El jueves pasado, tuve un arbitraje violento. Teníamos un partido contra el Riaño, en el primer tiempo jugué de delantero y en el segundo tiempo empezó mi arbitraje. Todo iba normal hasta que pité una mano y todos se abalanzaron sobre mí y me quisieron pegar, yo me defendí, y al final esa mano terminó en gol. Yo no me esperaba ese arbitraje pero al final me lo pasé fenomenal.
Mikel Iglesias Núñez

Buscando setas o bichos???

Un día en verano fui con mis primos y mi abuelo a un bosque, a buscar setas. Mi primo menor cogió 6 setas, mi primo mayor cogió 10 setas, mi abuelo cogió 5 setas y yo
0 setas. Yo encontré una salamandra corriendo por ahí
Y le estaba persiguiendo, hasta que se metió en un agujero. Yo metí la mano en el agujero y note que algo me estaba mordiendo, saque la mano y la salamandra me estaba mordiendo y yo gritando ¡suéltame! Y le pegue y me soltó y le aplaste con el pie muy fuerte.
Damián Michnol 6ºA



Una quemadura inoportuna



Era un día de nieve, yo tenía 7 años. Como siempre, andaba corriendo por casa con mi hermano , estábamos jugando. Entonces yo enfadé a mi hermano, y él corrió detrás de mí .Pero en el suelo había un bordillo, no era demasiado grande, era pequeño, entonces tropecé con el bordillo. Y en el pasillo mis padres pusieron una estufa de gas para calentar la casa, entonces tropecé y me quemé la cara, no me hice gran cosa pero ¡¡¡¡cómo dolía!!!
Zaira

Un susto de madrugada


La madrugada del 15 de septiembre, a las cuatro de la mañana se levanto mi abuelo a taparme (porque siempre duermo destapada) y yo abrí los ojos y vi una sombra extraña en la habitación y me asuste. Grite con todas mis fuerzas y me pegue un golpe contra la pared. Al día siguiente me desperté bien y mi abuelo dijo: -¿Qué te pasó anoche? Yo ya no me acordaba y cuando mi abuelo me lo contó , me asusté.
Laura



Una anecdota navideña

Una navidad cualquiera del 2005 ,cenando apaciblemente prendí fuego accidentalmente el mantel con una vela, por que a mi madre y mi hermana les dieron por las velas. Hasta los diez segundos nadie se dio cuenta del fuego excepto mi hermano Adri ,el fuego se extinguió a vase de servilletasos el mantel sufrió daños irreparables .Yo fui a mi cuarto y hermano me puso un cangrejo en la cabeza y era del mismo tamaño de mi cabeza me asuste tanto que al levantar la cabeza y el cangrejo salio volando hasta la ventana y estaba cerrada y al final comí frisuelos.



Alejandro Covián Llana 6ºA